Los secretos de la reconstrucción visual

Solo se puede reconstruir la salud visual sobre la base del desempeño actual de sus ojos, sea esté como sea. En caso de rechazarlo, provoca una seria separación psicológica; ningún crecimiento puede darse.

En el fondo de este desarrollo se encuentra un hecho extraordinario: el cerebro ya conoce cómo funciona una visión saludable. Usted nació con la habilidad natural de ver con claridad. Las distorsiones de clara y eficiente vista, menos las provocadas por fuertes causas genéticas, llegaron a través del estrés emocional y ambiental. Y ahora intentamos reactivar el funcionamiento normal.

Para hacerlo, debe comenzar en donde se encuentra y evolucionar paso a paso hacia una visión más espontánea y natural. La palabra clave es evolucionar; la evolución solo acontece en medio de la aceptación de su estado actual.

Como ya se ha dicho, independientemente de sus hábitos o disfunciones presentes, posee la potestad de mejorar activamente las funciones de sus ojos, entre ellas la función básica de la acomodación.  Probamos con el siguiente ejercicio:

No importa si tiene buena vista, miopía o presbicia, este ejercicio sirve de igual manera y provee una base sólida para futuros progresos.

1.- Coloque un dedo índice frente a sus ojos, a unos 15 centímetros de su nariz, como indica la ilustración.

2.- Ponga el otro índice a un brazo de distancia para que pueda cambiar su enfoque de uno a otro.             

3.- Escoja un tercer punto más lejano para enfocar más allá del segundo dedo.                                            

4.- Con cada inhalación y exhalación, cambie el enfoque de un punto a otro. Coordine una respiración suave con el reenfoque suave.

Haga esto por diez ciclos.

Note que presenciar su respiración es el ingrediente activo que potencia este ejercicio. Por medio de la conciencia sincronizada del aliento y de los ojos, integra sus emociones, su funcionamiento fisiológico y su vista.

¡Recuerde estar consciente de su respiración en todas las prácticas visuales!

Va a encontrar que cambiar rápidamente su atención de un punto a otro tiende a detener su respiración. La velocidad no es el objetivo en este ejercicio, sino la observación consciente de los músculos ciliares mientras actúan. Una vez establecida la comunicación, su cerebro podrá mejorar este trabajo muscular normalmente inconsciente.

En adelante encontrará en mi blog más información práctica y valiosa sobre el tema de recuperación visual de forma natural. No se olvide visitarme… Gracias.

Lech K. Bitka

 

Related Blogs

    Secretos de la reconstrucción visual
    Etiquetado en:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *