la visión óptima

Casi todos nacemos con la vista sana y la capacidad de la visión óptima. A parte de muy raras complicaciones genéticas, entramos en este mundo con la habilidad y el deseo de ver con claridad. Sin embargo, en el transcurso de nuestras vidas, muchos desarrollamos complicaciones visuales que interfieren tanto en nuestra capacidad como en el goce de mirar.

Estas complicaciones no solo surgen por factores genéticos, sino también por hábitos de percepción que desarrollamos durante la infancia. También por las condiciones estresantes del medio y por la atmósfera emocional que nos acompaña.

Todos estos factores en su conjunto crean poderosas repercusiones subconscientes a través de nuestros cuerpos. Inclusive, cuando podemos ver bien, en un sentido optométrico, muchos llevamos incorporados hábitos visuales que interfieren con una correcta percepción. Generan cansancio de vista y dolores de cabeza. Así como reducen las destrezas en procesamiento visual e interfieren con el placer en observar el mundo alrededor.

¿Porqué nos afecta tanto cualquier alteración en funcionamiento de los ojos y porque que deberíamos poner mucho más atención para su correcto  desempeño?

¿Nuestra vista; depende de los ojos solamente o hay otras dimensiones de nuestro ser que conjugan para crear un sistema visual bastante complejo y que tienen ser tomadas en cuenta para disponer nosotros de un entendimiento más completo?

De hecho más del 70 por ciento de nuestras experiencias sensoriales recibimos a través de los ojos. La mayor parte de nuestros movimientos físicos, nuestras respuestas emocionales, nuestras interpretaciones mentales y también nuestras ideas espirituales más profundas, están íntimamente unidas al funcionamiento exitoso de nuestro sistema visual. Por esta dependencia vital, es natural que todos queramos preservar la visión en una condición óptima.

Si desea descargar la introducción valiosa que utilizé para recuperar mi vision óptima por cuenta propia, visite mi Página Web e ingrese su nombre y email en el formato indicado. Gracias.

Lech K. Bitka

 

Related Blogs

    La visión óptima y su importancia.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *